Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Guadalupe’

Viaje de España. Antonio Ponz. 1784

Es tanto lo que me ha gustado la serranía  de Guadalupe, que quiero volvamos a ella
por un momento , antes de tratar de Talavera la vieja. Lo mas encumbrado de dichas
sierras son dos puntas, que, como queda dicho , se nombran Villuercas , distantes una legua del monasterio. De ellas , como cabeza  de toda la cordillera , salen varios ramales
de cerros , que extendiéndose desigualmente  por diversos lados , forman esta frondosa , é intrincada serranía , de las mas famosas de España , y aun de las mas útiles , sí se cuidara , y cultivara su suelo perfectamente. No hay palmo de tierra que no sea fructífera en su vasta extensión , produciendo hasta el esparto en las hendeduras de las peñas , sin que .los fríos , nieves , ó escarchas embaracen su fertilidad. Castaños, encinas, quexigos, robles , fresnos , pinos , avellanos , son plantas que produce la naturaleza en las cumbres , y laderas , no faltando donde quieren cultivarlos , todo género de frutales para el sustento
de sus moradores. Alisos , tilos , aleros , durillos , aceres , mostazos , sauces , y otras infinitas especies de árboles , y arbustos cubren las orillas de sus ríos , y arroyos.  Las yerbas medicinales son muchas , y  de notable virtud : se encuentran el vicentóxíco , espinacardi , carquesa , el eléboro, ó verdegambre. Los bosques , ó espesuras son por algunas partes impenetrables, y sirven de abrigo á los venados , ciervos , corzos , jabalíes , cabras montesas , &c. y asimismo á los lobos , y á otros animales carniceros. Hállase por todo gran copia de caza menor.

En lo mas elevado de las Villuercas tienen su origen quatro ríos. Dos de ellos,
que son Guadalupe , y Ruecas , corren , el  primero hacia oriente , y el segundo hacia mediodia , y van á desaguar en Guadiana. Los otros dos corren hacia el norte : son el Ibor, y el Almonte , que desaguan en el Tajo , recibiendo antes gran número de arroyos. Son abundantes de truchas de exquisito sabor, pescándose también en ellos barbos , cachuelos , bogas , &c. Los mismos peces , á excepción de las truchas , se pescan en los que caminan á mediodía.

 Es constante , según la opinión de algunos , que hay en estas sierras minas de plata,
hierro, piedra alumbre, vitriolo , y que á la vista de Logrosán hay una de esmeraldas.
Tampoco faltan mármoles de diversa especie , particularmente negro con vetas blancas,y otras piedras , que admiten pulimento. Las losas de pizarra de grandísimo tamaño son comunes.

Entre las infinitas fuentes , que se hallan en valles , y cumbres , las hay de
conocida virtud ; pero como de estas no se ha practicado análisis para reconocer los mi-
nerales que se la comunican , solo por experiencia se aprovechan los naturales en sus
achaques. No ha mucho se ha descubierto la que se dixo arriba de agua aceda entre
Castañar de Ibor  y Valdelacasa , cuyas qualidades comunicadas por el hierro , y vitriolo
han producido , y producen excelentes efectos en diversas enfermedades. Ultimamente
los habitadores de esta sierra poquísimos , en comparación de los que podía haber , aprovechándose de las aguas que se descuellan para regar sus huertas , logran todo género de legumbres , hortaliza , y frutas , y asimismo de lino muy exquisito.

 

Diccionario Geográfico universal. Laurence Echard, Antonio Vegas. 1795

VILLUERCAS, en España, en la Provincia de Extremadura , es un sitio montuoso , y muy fértil , donde se encuentra un aqueducto que conduce el agua á la Villa , y Monasterio de Guadalupe , y como á un quarto de legua está la celebre Hermita de la Santa Cruz , hecha de arquitectura gótica , situada en la altura de una loma ,
entre las dos altas cumbres de Villuercas , y Altamira, por cuyos sitios se descuelgan abundantes arroyos , todos van á juntarse con el río Ibor , y mas abaxo se juntan con Tajo.

Esta Serranía en toda su extensión es la mas amena y deliciosa que hay en España; no hay palmo de tierra que no sea fructífero á pesar de las nieves, y mal temporal ; hasta en los ‘huecos de las peñas produce esparto. Los castañares , encinas , robles , fresnos, avellanos son plantas que produce la naturaleza , con todo género de árboles frutales, hiervas medicinales , y otras muchas especies de árboles y hiervas con que cubren las altas montañas , laderas , llanos y márgenes de sus ríos y arroyos. En lo mas elevado del Villuerca; tienen su origen 4 ríos , que son Guadalupe , Ruecas , Ibor , y el Almonte : el primero corre hacia el Oriente, y el segundo al Mediodía , y van á desaguar en Guadiana, el tercero y quarto corren hacia el Norte , y desaguan en el Tajo.

 

Semanario Pintoresco Español. 1856

Junto al pueblo llamado Val de la Casa, en la provincia de Estremadura , пaсе una cordillera que corre de N. á S. , encrespándose á su mayor elevación en unos
cerros denominados las Villuercas que vienen a ser como la meta desde donde irradia otros muchos en diferentes direcciones. Entre las asperezas de sus lomas y cañadas hay mucha caza de ciervos, corzos y jabalíes, abundando también las raposas y lobos por la dificultad de perseguirlos en sus guaridas y de atajarlos en  su rápida carrera.

Despréndense de las fragosidades interiores algunos riachuelos que se precipitan de peña en peña , confundiéndose á menudo entre Ias carrascas, madroños , brezos y quejigos que arraigan en los bordes de su corriente, sirviendo de cobil a alimañas montaraces y protegiendo bajo su espesa hojarasca el rastro de los reptiles venenosos. Una senda muy angosta y borrada á trechos conduce al puerto de Cerecera , único que en el espacio de muchas leguas aportilla la montaña en donde está situado. Diríase que no tiene término fijo según las malezas que la sofocan , y los enormes peñascos que á cada paso la obstruyen , rodándose de las vertientes laterales.
 

 

Luego que se llega á la cima de aquel tortuosa desfiladero se vé uno introducido en un densísimo arbolado de robles centenarios, cuyos brazos se entrelazan
y retuercen formando una techumbre muy original y pintoresca. Allí retumba la voz como en una bóveda subterránea. Naturalmente se escasean las palabras y habláis con una especie de sigilo que parece llevar envuelto el sentimiento respetuoso de
hallaros en el santuario de las divinidades selváticas. En el aire que se desgarra contra aquellos inmóviles jigantes percibís melodías inauditas y rumores que os hacen temblar; llegan hasta vosotros perfumes que no conocéis , y, por un estraño capricho de la naturaleza , entre aquellos pastos improductivos se halla el verdadero yicen tóxico , el espinacardi, la carquesa, el devoro ó verdegambre y otra infinidad de plantas
de reconocida virtud.

Tres leguas mas allá del Hospital del Obispo, fundado en medio del puerto de Cerecera, está Guadalupe. La situación de esta villa , universalmente
célebre, es sobre la cumbre de un cerro muy frondoso ,á una legua de las Villuercas, dominado por otros innumerables que se hallan plantados de viñas,
olivos , castañares y huertas , que reciben el agua de un arroyo á quien los romanos llamaron lupus y los árabes Guadal (rio), formándose de estas dos voces
la palabra Guadalupe ó rio de los lobos , que le ha quedado desde entonces , variando la terminación. El pueblo tiene cerca de setecientos vecinos. Sus casas
son generalmente cómodas y desahogadas pero en razón de la desigualdad del terreno y espantoso declive de las calles , presentan un exterior mezquino
que no puede subsanarse con la animada vejetacion por do quiera entreverada á sus contornos.

Anuncios

Read Full Post »

En 1736 se publica Memorias para a historia de Portugal, que comprehendem o governo del Rey don Sebastiao, do anno de 1575 ate o anno de 1578. Su autor es Diogo Barbosa Machado. Incluye el relato del viaje que D. Sebastián, rey de Portugal hizo en diciembre de 1576 a Guadalupe, a los 22 años, para encontrarse con su tío, Felipe II. El objetivo de su viaje era organizar una gran cruzada contr Fez. Su tío rechazó participar, aunque finalmente le enviaría una pequeña fuerza de 250 hombres. Sebastián murió en la batalla que tendría lugar el 4 de agosto de 1578.

Dice Diogo Barbosa que el “Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe está situado en la provincia de Extremadura, entre montañas fragosas y sierras altísimas, llamadas Villuercas, de las cuales se despeñan varios ríos, llamado uno Guadalupe, de donde el santuario tomó su nombre”.

El rey Sebastián entró por Elvas, dirigiéndose después a Badajoz, Talaveruela, Medellín y Madrigalejo. En todos los lugares por los que pasó se le trató con gran pompa, como había ordenado Felipe II. De Madrigalejo dice el autor  que es un lugar humilde, perteneciente a los religiosos de Guadalupe, y estaban los aposentos, aunque bajos, muy bien preparados. Y que en la casa donde durmió el rey había fallecido su bisabuelo el rey D. Fernando.

De allí se dirigieron, antes de llegar al santuario, a un “convento” que tienen los Jerónimos de Guadalupe en una “charneca”, que es parroquia, donde oyó misa el rey. El frío era tan riguroso que fue necesario poner un brasero al lado del altar, a cuyo fuego se llegaron el rey, el Duque de Aveiro y el embajador. Después en la comida, nos cuentan que la mesa de estado estaba adornada de manjares de distintas carnes, pescado y vinos selectos, en cuyas garrafas se había escrito el lugar de procedencia y su antigüedad. No era menos abundante la cantidad de uvas, melones y manzanas, que se hacían más estimables por el rigor de la estación en la que se comían. Alrededor de este edificio había muchos naranjos y olivos con sus frutos.

De este lugar pasaron a “Venda da Lagana”, que también es de los religiosos, desde donde se avistó a una legua otra “tapada” al pie de un monte, colocada en un alto lugar llamado Puerto Llano, con tres casas muy bien adornadas. Después de comer abundantemente y descansar partieron para el Santuario de Guadalupe, que distaba dos leguas. Como el camino era áspero y fragoso, con subidas y bajadas, fue necesario allanarlo a fuerza de “picoens” y romper matas muy espesas para facilitar el paso.

La comitiva finalmente llegó al célebre santuario el 22 de diciembre, y estando a media legua de él, salió a recibirlo el rey Felipe, en una “praça” llamada Puerto Llano. Iba acompañado de ocho coches y asistido por varios nobles, entre ellos el duque de Alba.

Al llegar al atrio del monasterio de Guadalupe, los esperaban seis religiosos con capas de brocado y sosteniendo los relicarios. Después asistieron los reyes y la comitiva a una función religiosa en la iglesia.

Los aposentos en que se hospedó D. Sebastián estaban “preciosamente ornados”, con tapices bordados con plata y oro.

Para  la víspera de Navidad se trajeron músicos de Toledo y Plasencia, y cantaron varios portugueses. Según el autor gustó tanto a los asistentes las voces de los portugueses que pensaron que la música portuguesa era la “más armónica de todas las naciones”. Después hubo otras ceremonias, incluida la misa de media noche y una procesión por el claustro.

El día de Navidad el rey español invitó al portugués a una comida con 35 platos distintos entre calientes y fríos y después se intercambiaron regalos.

Hubo después otras invitaciones de los portugueses a comer. En una de ellas había 36 cubiertos de plata para otros tantos convidados, y 190 platos de pescado y marisco que causaron la admiración de los españoles porque parecía que estuviesen recién pescados. Hubo también gran variedad de conservas y frutas que desmentían la estación invernal en la que estaban, así como numerosos dulces, “que abundan en Portugal por la cantidad de azúcar que recibe de sus conquistas”.  Lo que sobró del banquete se dio al pueblo. El rey español sorprendido por la cantidad de pescado dijo : “lo cierto es que el rey mi sobrino es el señor de los mares”.

Antes de partir par Lisboa de nuevo, se trataron los temas que habían llevado a D. Sebastián a Guadalupe: Felipe II prometía la mano de su hija la infanta Isabel al rey portugués y la concesión de 50 galeras y 5000 hombres para luchar contra los musulmanes.

Finalmente cada uno salió para su corte el 3 de enero. El camino de vuelta del rey portugués fue el mismo que hizo cuando llegó a Guadalupe. Esta vez incluyó un “un combate de toros” que le tenía preparado el conde de Medellín.

Read Full Post »